La gente se mantiene aislada en todo el mundo, mientras que las economías reciben cada vez más apoyo de los bancos centrales y las autoridades financieras. Al mismo tiempo, el mercado de productos básicos sigue siendo turbulento y el mercado de divisas se está agitando.