La segunda semana de junio no va a ser tan fructífera en términos estadísticos como la anterior; en cambio, refrescará la comprensión de los inversionistas sobre las políticas crediticias y monetarias de los bancos centrales, además de brindar nuevas estimaciones del sector petrolero.