¿Los reguladores alcanzarán su objetivo?