El informe Quarterly de Nike hizo que las acciones de la compañía cayeran más de un 6%. Los ingresos de junio-agosto crecieron pero no estuvieron a la altura de las expectativas de los expertos de Wall-Street. Debido a COVID-19, existen serios problemas con la producción y el suministro en Asia.