Los índices bursátiles reaccionaron de inmediato a las previsiones de la Fed. Los mercados de Estados Unidos, Europa y Japón cayeron.