El comienzo de diciembre en los mercados estará saturado de eventos económicos y políticos generales, pero los inversores aún tienen más esperanzas sobre las noticias de Estados Unidos y China que sobre otros catalizadores.