¿Cómo convertirse en inversor? ¿Por dónde empezar y qué es una cartera de inversión? Intentemos indagar en el asunto y averiguar qué debe hacer exactamente alguien que ha decidido empezar a invertir.

Una cartera de inversión es un conjunto de instrumentos financieros. El objetivo de cualquier inversor es obtener el máximo beneficio corriendo el mínimo riesgo. Opciones, acciones, futuros, metales, bienes inmuebles, divisas y muchos otros activos: todos ellos pueden considerarse instrumentos financieros.

El objetivo de cualquier inversor es obtener el máximo beneficio corriendo el mínimo riesgo. Lamentablemente, no siempre ocurre así. Para equilibrar las posibles pérdidas y ganancias, los inversores diversifican sus activos, lo que significa que no invierten todo su dinero en un instrumento concreto y asignan sus fondos a varias partidas diferentes.

¡Empiece ya a operar!

Escoja entre más de 12.000 instrumentos, incluyendo acciones, índices, oro y divisas. Disfrute de spreads cero y ejecución en 0,01 segundos

trading-conditions
Abrir una cuenta
trading-conditions

Cartera de inversión en Forex

Por ejemplo, hemos decidido crear una cartera de inversión utilizando los instrumentos que operan en el mercado de divisas (es posible y ocurre bastante a menudo). Lo que hacemos en este caso es lo siguiente: decidimos la suma invertida y el beneficio que nos gustaría recibir, y luego exploramos una y otra vez todas las opciones disponibles.

Vayamos a los detalles. En primer lugar, debemos decidir la cantidad de fondos que nos gustaría invertir en el proyecto y la cantidad de beneficios que querríamos recibir. Tiene sentido fijar umbrales mínimos y no intentar conseguirlo todo de golpe. Existen varios tipos de carteras de inversión, y las más conocidas son las conservadoras y agresivas. La primera implica obtener un pequeño resultado positivo con riesgos mínimos (si es posible). No hay que esperar que este tipo de cartera de inversión produzca beneficios extraordinariamente altos: sus beneficios aumentarán lentamente. El segundo tipo es una inversión agresiva, que puede hacerle ganar mucho dinero, pero los riesgos y las posibles pérdidas en este caso también son mucho mayores.

Al invertir en instrumentos del mercado de divisas, los inversores crean supuestamente una cartera de tipo agresivo. Esto sucede porque la mayoría de las divisas y metales son muy volátiles, en otras palabras, sus precios son muy móviles y este hecho se puede utilizar con éxito para obtener ingresos de inversión.

Crear una cartera

Ahora vamos a intentar agrupar de manera figurativa varios instrumentos para nuestra cartera. Por supuesto, será aproximado, pues cada inversor tiene sus propias preferencias. En primer lugar, deberíamos empezar por los pares de divisas que cotizan en mínimos: tienen más probabilidades de crecer que los que cotizan cerca de máximos. Cuando se trata de inversiones, puede ser mejor comprar que vender.

Ver también  Cómo encontrar inversores en el mercado de divisas

Después, hay que tener en cuenta la correlación, que es la forma en que los movimientos de los pares de divisas dependen unos de otros. Desde este punto de vista, puede ser peligroso e imprudente comprar dos instrumentos que cotizan casi en la misma dirección, porque si empiezan a caer, sus pérdidas pueden duplicarse. Por otra parte, comprar dos instrumentos que se mueven en direcciones diferentes podría ser bastante peligroso y arriesgado. Por ejemplo, en la mayoría de los casos el EUR/USD y el GBP/USD se mueven en la misma dirección, por lo que si los compramos en el mismo volumen, ambos pares serán simultáneamente rentables o deficitarios. En este sentido, abrir posiciones en estos instrumentos en diferentes direcciones no es una buena idea, ya que el beneficio obtenido con uno de los pares sólo compensará las pérdidas sufridas con el otro.

partner-programme

Altos pagos para socios

hasta
el
85%del spread
promedio
+20%del swap

Conviértase en socio
partner-programme

Inversiones a largo plazo

Entonces, ¿qué tendríamos que hacer? La opción más viable será crear una cartera de inversión a largo plazo con pares de divisas o metales, que no estén correlacionados entre sí. Para ello, también se pueden utilizar los tipos cruzados, a pesar de que sus diferenciales son bastante amplios. Sin embargo, no importará mucho para las inversiones a largo o medio plazo.

Una vez creada su cartera de inversión, es necesario decidir cómo asignar el dinero invertido, en términos porcentuales. Por ejemplo, puede dividir su dinero a partes iguales en todos los instrumentos o invertir más fondos en algunos en particular. En cada caso, los inversores toman sus propias decisiones, pues no existe ningún esquema universal para ello.

Conclusión

A la hora de crear una cartera de inversión, no hay que pasar por alto los CFD sobre acciones. Sin embargo, en este caso, es necesario tener en cuenta muchos aspectos, como las particularidades del funcionamiento de la bolsa o información sobre empresas que pueden ser interesantes. De un modo u otro, será un infierno analizar los instrumentos de trading que desea añadir a su cartera. Con suerte, sus esfuerzos se verán compensados más adelante.

Abrir cuenta